Search

Juan Ramón Jiménez: El amor en el mar

«… El mar era el sueño y llevaba a la vida eterna…»

JRJ

Luis Vega, Torbellino, Acrylic 39 x 58”

«El amor en el mar»


1


1 de febrero


«Soledad»


En ti estás todo, mar, y sin embargo,

¡qué sin ti estás, qué solo,

qué lejos, siempre, de ti mismo!

Abierto en mil heridas, cada instante,

cual mi frente,

tus olas van, como mis pensamientos,

y vienen, van y vienen,

besándose, apartándose,

en un eterno conocerse,

mar, y desconocerse.

Eres tú, y no lo sabes,

tu corazón te late y no lo siente…

¡Qué plenitud de soledad, mar sólo!


2


4 de febrero


Los nubarrones tristes

le dan sombras al mar.

El agua, férrea,

parece un duro campo llano,

de minas agotadas,

en un arruinamiento

de ruinas.

¡Nada! La palabra, aquí, encuentra

hoy, para mí, su sitio,

como un cadáver de palabra

que se tendiera en su sepulcro

natural.

¡Nada!


3


5 de febrero


Mar


Parece, mar, que luchas

—¡oh desorden sin fin, hierro incesante!—

por encontrarte o porque yo te encuentre.

¡Qué inmenso demostrarte,

en tu desnudez sola

—sin compañera… o sin compañero,

según te diga el mar o la mar—, creando

el espectáculo completo

de nuestro mundo de hoy!

Estás, como en un parto,

dándote a luz —¡con qué fatiga!—

a ti mismo, ¡mar único!,

a ti mismo, a ti solo y en tu misma

y sola plenitud de plenitudes,

… ¡por encontrarte o porque yo te encuentre!


4


7 de febrero


Cielo


Te tenía olvidado,

cielo, y no eras

más que un vago existir de luz,

visto ─sin nombre─

por mis cansados ojos indolentes.

Y aparecías entre las palabras

perezosas y desesperanzadas del viajero,

como en breves lagunas repetidas

de un paisaje de agua visto en sueños…

Hoy te he mirado lentamente,

y te has ido elevando hasta tu nombre.


5


7 de febrero


No


El mar dice un momento

que sí, pasando yo.

No, ¡no1, ¡¡non!!, ¡¡¡no!!!, cada vez más

fuerte, con la noche…

Se van uniendo

las negaciones suyas, como olas,

—no, no, no, no, no, no, no, no, no, no,!—

y, pasado, todo él, allá hacia el este,

es un inmenso, negro, duro y frío

¡no!.


6


11 de febrero


¡Si!

Delante, en el ocaso, el sí infinito,

al que nunca se llega.

─Sííííí─

Y la luz

incolora,

se agudiza, llamándome…

No era luz del mar… LLegados

a las bocas de luz que lo decían

con largor infinito,

vibra, otra vez, inmensamente débil

─sííííí─,

en un lejos que el alma sabe alto

y quiere creer lejos, sólo lejos…




Juan Ramón Jiménez

De: «Diario de un poeta recién casado», 1917

Artwork by Luis Vega

5 views0 comments
Subscribe to Our Site

© 2020 Juan Ramón Jiménez Foundation, Coral Gables, Fl